¿Porqué y cuando surge el proyecto?

En la década de 1980 se adquirió un terreno en las faldas del Cerro Pico Blanco en San Antonio de Escazú.

El terreno sufría de deterioro ambiental debido a malas prácticas agrícolas.

Siempre hemos tenido un interés particular de contribuir en la conservación del planeta.

Desde esta década hasta hoy en día, hemos trabajado en transformar el terreno en un ambiente habitacional, que favorezca la convivencia familiar, en armonía con la
naturaleza.